IowaLegalAid.orgIowa

Todos los Niños Tienen Derecho a la Educación Pública

Lea esto en:
English

Information

Todos los niños, no importa el estatus de inmigración, tienen el derecho a la educación pública. Las escuelas públicas no pueden negarle la entrada a un estudiante durante la inscripción inicial o durante ningún otro tiempo por razones del estatus de inmigración. Las escuelas públicas no pueden tratar a un estudiante diferente para verificar la residencia o hacer otra cosa para disuadir el derecho del acceso a una escuela.

No se requiere un número de Seguro Social para ser inscrito en una escuela pública. La escuela podría pedir el número de Seguro Social como una manera de identificar cada estudiante, pero la escuela tiene que explicarle que el número de Seguro Social no es necesario para comenzar los estudios. La escuela puede asignar otro número de identificación particular a un estudiante que no tiene un número de Seguro Social.

Los programas de almuerzo gratuito o a un coste reducido están disponibles a estudiantes de bajos ingresos sin importar su estatus de inmigración. Usualmente el formulario del programa de almuerzo gratuito o a un coste reducido incluye un espacio donde se anota un número de Seguro Social, pero los padres y estudiantes que no tienen un número de Seguro Social pueden escribir "ninguno" (en inglés "none"), o "no aplica" (en inglés, "not applicable") en el espacio del formulario.

Estudiantes migrantes e inmigrantes tienen el derecho de recibir ayuda para aprender el inglés si no es su idioma primaria. Bajo la ley federal, un estudiante que no habla inglés tiene el derecho de recibir asistencia particular para ayudar con el aprendizaje del inglés, para que puedan participar en las clases escolares.

Estudiantes migrantes e inmigrantes tienen el derecho a recibir servicios de educación particular si tienen una incapacidad física, mental o de aprendizaje. Bajo la ley federal, los estudiantes tienen que ser examinados para las incapacidades en su idioma nativo. Estos exámenes deben ser completados al principio del año escolar para los estudiantes migrantes, por motivo de que se mudan con mucha frecuencia. Las escuelas deben entregar los resultados de los exámenes en su idioma nativo lo más pronto posible. Cuando la familia cambia a una escuela nueva, los padres deben pedirle a la escuela actual el expediente escolar de cada hijo para que la escuela nueva pueda proporcionar inmediatamente los mismos servicios y para que el estudiante no se atrase.

Los padres tienen el derecho de aprender sobre el progreso de su estudiante y de cualquier dificultad. Las escuelas tienen que notificar adecuadamente a los padres, en su idioma nativo, sobre lo que sucede en las clases. Los padres deben informarse muy bien sobre los eventos y programas para que puedan tomar decisiones apropiadas para sus hijos.

Los padres tienen el derecho de preguntar y obtener los expedientes escolares de sus hijos. Las escuelas no pueden divulgar información personal sobre el estudiante sin el permiso de los padres. Como resultado, las escuelas no pueden dar información sobre los estudiantes y su familia a inmigración.

Los padres tienen el derecho de saber sobre los problemas de disciplina de sus hijos. Las escuelas tienen que comunicar cualquier problema de disciplina a los padres en su idioma nativo. Los padres tienen que saber sobre cualquier delito o acto de disciplina que le afronta a su hijo. No pueden suspender a los estudiantes por más de 10 días sin tener una audiencia con la junta directiva escolar. Los padres pueden tener un abogado para representarles en cualquier reunión con los funcionarios escolares. Si se involucra la policía en un incidente en la escuela, el estudiante puede pedir que estén presentes sus padres. La policía no puede hacerle preguntas a un estudiante menor de 18 años si el estudiante pide que estén presentes los padres.

Última revisión y actualización: May 11, 2009
LiveHelp

Contacting the LiveHelp service...